Si comes en casa, en restaurantes o pides comida a domicilio, es posible llevar una dieta balanceada y sana. Sólo es suficiente un poco de control y cuidado en la elección de los menús. Aprender a consumir alimentos variados y elegir alimentos más saludables (con poca grasa), no nos demanda más tiempo. Aquí te mostramos cómo:

1. Desayuno: Es importante comenzar el día con un buen desayuno, pero la calidad del mismo depende de las raciones que decidamos consumir de cereales, lácteos y frutas para mantener a lo largo de la mañana un mejor perfil nutricional. Un desayuno con alto contenido graso, pocas proteínas y fibras, se asocia con mayor sensación de hambre y fatiga a las pocas horas de haberlo consumido.

2. Almuerzo:En el almuerzo podemos variar más las opciones. Para la entrada o primer plato puedes escoger:

  • En verano una abundante ensalada de hojas verdes. Puedes agregarle tomate, zanahoria, pepino, repollo blanco o morado etc.
  • En invierno, una sopa de verduras desgrasada.
  • Podemos optar por una porción de 120 gramos de carne roja o blanca, o 200 gramos de pescado.
  • Cocínalas a la parrilla o al horno de preferencia.
  • Las verduras al vapor también puede ser una buena alternativa para completar el menú.

3. Postre:

El postre más recomendado es la fruta, que puede ser preparada como ensalada o tuti fruti. Evita consumirla cuando contengan algún componente graso como crema o dulce, aunque no está mal darte un gusto de vez en cuando con tu postre favorito.